Estar en el lugar y en el momento adecuado puede ayudar a una ‘start up’ a convertirse en un bombazo. El azar influye, pero únicamente si el producto es de calidad y gusta a la gente. En cualquier caso, diversifica; no olvides que los éxitos meteóricos son siempre temporales.

coworking benidorm Alicante, cuando la idea más sencilla es la que triunfa

¿Existe la idea de negocio perfecta? Un emprendedor puede realizar un exhaustivo análisis de mercado en el que concluya que existe una determinada necesidad. Puede también organizar multitud de focus groups, encuestas a pie de calle y pruebas piloto para determinar si los clientes estarían interesados en su producto. Puede asimismo rodearse de expertos que le ayuden a diseñar su modelo de negocio, su plan de márketing y sus estados financieros preliminares, y crear una red de partnerships junto con las empresas de mayor éxito en su sector. Puede, en definitiva, seguir a rajatabla todas las reglas del buen emprendedor, y aun así fracasar.

Es evidente que cuanto mejor sea la idea, más compenetrado esté el equipo humano, mayor sea el acceso a financiación y más robusto el apoyo de otros agentes del sector, mayores serán las probabilidades de llegar a lo más alto. Pero existe un último factor del éxito sobre el que no es posible realizar previsiones: la suerte.

El factor suerte existe

Solía decir el Premio Nobel Paul A. Samuelson, considerado uno de los gigantes de la ciencia económica del siglo XX, que la competencia es fundamental, pero que el azar también existe. Otro Premio Nobel de Economía, el polaco Reinhard Selten, sostiene que “la capacidad de raciocinio del ser humano es, simplemente, imperfecto”. Selten es el autor de la Teoría de Juegos, que trata precisamente de captar en una fórmula matemática el modo en que se toman las decisiones empresariales.

Teorías aparte, puede resultar sorprendente cómo, en muchas ocasiones, es la idea aparentemente más sencilla la que tiene un mayor éxito. Casos como los de Rainbow Loom, que vende kits para que los niños creen pulseritas de plástico, las pulseras Pandora, los cuadernos Moleskine o las chancletas Havaianas son algunos ejemplos de cómo un cierto efecto moda, por sencillo que sea el producto, puede permitirte subir los precios y multiplicar los márgenes. Esta estrategia suele ir acompañada de fuertes inversiones en márketing aunque, también aquí, las normas que se enseñan en las facultades de Empresariales se han roto en más de una ocasión.

“El azar influye, pero es el último de los factores. Sin un buen producto, un plan de negocio bien trabajado y el mejor equipo que puedas pagar, toda la suerte del mundo no te ayudará a triunfar”, opina Ceferí Soler, profesor de la escuela de negocios Esade. “No es suerte, ni casualidad. A las personas nos gustan las cosas sencillas, porque son fáciles de entender, de usar y, en su caso, de viralizar”, valora Miguel Vicente, business angel y fundador de LetsBonus y de Wallapop. “El márketing ayuda, y mucho, pero el producto tiene que ser bueno y gustar a la gente”, agrega Vicente.

En Internet, de hecho, la mayoría de las puntocom del momento son copias de modelos que ya habían obtenido resultados en otros mercados.

Sencillo no significa necesariamente lo mismo que simple. Pandora, por ejemplo, cuenta con un business plan muy estudiado y una experiencia de más de treinta años en el sector de la joyería. Desde 2008 es propiedad del fondo de inversión Axcel, desde 2010 cotiza en Bolsa y ya en 2011 era la tercera mayor empresa de joyería del mundo, sólo por detrás de Cartier y Tiffany & Co.

“Tan bueno que parece simple”

En el mundo tecnológico ocurre algo similar. El difunto fundador de Apple, Steve Jobs, solía decir que la mejor tecnología era aquella que era tan intuitiva que acababa siendo “invisible” para el usuario. “Es tan bueno que parece fácil lo que hace”, solemos comentar de los mejores deportistas.

Por supuesto, cuanto mayor sea la planificación, menor será el peso que represente la suerte. “Cuando te llegue ese momento de suerte, habrá de pillarte con los deberes bien hechos”, comenta Soler.

Diversifica

En cualquier caso, todo éxito meteórico corre el riesgo de desinflarse igual de rápido. La clave está en la diversificación. Havaianas ha sacado ya líneas de alpargatas, botas de agua, toallas de playa o llaveros, amén de las colecciones exclusivas de cada temporada. Moleskine vende bolsos y plumas. Pandora, por su parte, hace también anillos, pendientes y collares. Y King.com, creadores del juego Candy Crush, ha puesto en marcha una millonaria campaña publicitaria para anunciar otros juegos de su catálogo, y depender así en menor medida de un solo producto.

Fuente: http://www.expansion.com/2014/06/20/emprendedores-empleo/emprendimiento/1403283465.html

Si busca un espacio Coworking en Benidorm (Alicante), con unas modernas e innovadoras instalaciones y gran variedad de servicios, no dude en visitar Co-Spaces.

www.co-spaces.es

Si está buscando oficinas, le ofrecemos la posiblidad de instalarse en Terramar Centro de Negocios en Benidorm (Alicante), lugar donde se ubica Co-Spaces, y donde podrá encontrar  oficinas en alquiler, alquiler de despachos, oficinas para emprender, salas de reuniones, sala de conferencias,  etc.

www.centrodenegociosbenidorm.com